Premio para Piñera, premio a la ironía

Premio para Piñera, premio a la ironía

Comparte esta nota
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

PREMIO A LA IRONÍA
El presidente Piñera aprovechando el viaje a USA por la 74° Asamblea de la ONU y posterior a eso recibirá el Lunes 23 de Septiembre en NY el Global Citizen Award por: “sus contribuciones a la comunidad global y a Chile, demostradas a través de su liderazgo innovador para abordar el cambio climático, y sus enfoques pragmáticos a la revitalización política y económica”. Presentado por Kristine Tompkins (Viuda de Tompkins)

ATLANTIC COUNSIL (CONSEJO ATLÁNTICO)
El Atlantic Council (Fundación independiente de la ONU), fundada en 1961, se dedica a promover temas de economía, medioambiente y tecnología, y anunció la entrega del galardón llamado “CIUDADANO GLOBAL”a Piñera, el año 2018 el principal galardonado fue Mauricio Macri.

El premio reconoce a las personas que han hecho: “contribuciones excepcionales y distintivas para fortalecer la relación transatlántica”, pero no dice nada con la contribución al CAMBIO CLIMÁTICO, ni liderazgo internacional.

Existe otra gama de Premios para los “LIDERAZGOS DISTINGUIDOS”: Cada año, el Consejo Atlántico rinde homenaje a varios líderes distinguidos por sus contribuciones versátiles al fortalecimiento de la relación transatlántica. “Estos premios están diseñados para destacar el liderazgo inspirado que requiere nuestro complejo mundo…”.

Dadas las circunstancias ambientales de Chile, con destrucción de glaciares sin ley, con el envenenamiento de poblaciones en Quintero y Puchuncaví, con centrales termoeléctricas, etc., el premio ambiental Global Cityzen al presidente Piñera es una ironía. El llamado “liderazgo innovador para abordar el cambio climático”, es una completa desconexión con la crisis medioambiental del país.

En Chile se habla de “zonas de sacrificio” (como Puchuncaví, Quintero, Til-Til): vastas regiones contaminadas con la industria petroquímica y centrales termoeléctricas a carbón pertenecientes en gran mayoría a compañías extranjeras; se le otorgan subvenciones a la industria forestal, que reemplaza los bosques nativos por monocultivos de pinos y eucaliptus, empobreciendo los suelos y facilitando frecuentes incendios; se ha reforzado la militarización de la Araucanía, región donde viven las principales comunidades de pueblos originarios de Chile, facilitando la explotación en agricultura intensiva de sus tierras; se han encontrado activistas políticos y ambientalistas muertos en circunstancias oscuras; se autorizan proyectos hidroeléctricos que destruyen ecosistemas enteros y desfiguran hermosos paisajes del sur; se permite que se destruyan glaciares para explotación minera; los mares son saqueados por una industria pesquera privada y depredadora; a pesar de las denuncias, no se ha hecho nada para impedir una crianza industrial de salmón que ha contaminado grandes extensiones de mar; el agua dulce es casi enteramente privada en el país y sirve para el lucro: localidades enteras se quedan sin agua (que debe ser aportada en camiones cisterna a gran costo ecológico) porque ella se la apropian agricultura intensiva, entre otras de la palta, para exportación, arruinando la agricultura tradicional y desecando vastos territorios.

La inspiración global del gobierno del presidente Piñera es el dogma del crecimiento, teoría contraria a la ecología global, y se ha empeñado en firmar lo antes posible tratados de libre cambio en la zona del Pacífico (TPP11), lo que implica comercio ilimitado con lejanos países asiáticos con un gigantesco impacto de carbono por transporte. Es un ejemplo de gobierno antiecológico.

Mientras a Piñera lo galardonan con premio internacional de medioambiente, 5.000 animales de ganado murieron por la sequía en Valparaíso.

En estas fechas de septiembre, en que coinciden, las celebraciones paradojales: el golpe de Estado del 73 y la primera junta nacional de gobierno (una suerte de Asamblea Constituyente), el informe del IPCC sobre el ciclo hidrológico y la criósfera y la Asamblea extraordinaria de NU para el Cambio Climático, el Progresismo (mundial y nacional) considera que darle un premio al presidente de Chile, por su “conciencia de negocios”, en momentos Climáticos tan graves, cuando desde mañana hay una semana mundial de huelgas por el clima, debiera al menos ser compartido por sus otros presidentes amigos de Brasil y Estados Unidos, quienes, aunque no han hecho -que se sepa, negocios desde el Estado, con la Sra.Tompkins-, son mucho más calificados para recibirlo, por su innegable aporte al Colapso Climático.

Mientras S.E. recibe el premio del Atlantic Council, recuerden : – El ganador del Goldman 2019 (El Nobel verde), Alberto Curamil, lleva más de un año en Prisión Preventiva. Alberto Curamil recibió premio Nobel ambiental, Goldman 2019, premio recibido por su hija, ya que él se encuentran Preso por su lucha incansable en la defensa y protección de pueblo mapuche.
El ganador del Nuremberg 2019, Rodrigo Mundaca, sigue luchando por el agua, además esta semana suma el reconocimiento del director de la Fundación Danielle Mitterrand por la lucha del agua en Petorca.

NO QUEREMOS PREMIOS IRÓNICOS, no queremos migajas, queremos poner en primer lugar:
– Nueva Constitución
– Nuevo Código de Agua, (Agua como Derecho Humano)
– Des-carbonización 2020.
– Disminuir los Vertederos y fomentar el reciclaje
– Subsidios para ERNC para uso doméstico.
– Compromete ahorros del recurso hídrico en la Agricultura y Mineria.

 

Enlaces
– Atlantic Council

Nota sobre Rodrigo Mundara en France-Libertes

 

Equipo MACPRO
(Movimiento Ambiente y Clima Progresistas)

Vicepresidencia Nacional
de Organizaciones Sociales
Partido Progresista de Chile

X