Mujeres de Queule denuncian despidos injustificados

Comparte esta nota
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

 

Un grupo de 41 mujeres, esposas y familiares de pescadores artesanales que trabajaban en un programa pro empleo en las caletas de La Barra, Portal, Los Pinos, y Queule, todas en la comuna de Toltén, zona con uno de los índices de pobreza más altos del país, nos hiceron llegar una carta en la que denuncian que fueron despedidas en forma discriminatoria y arbitraria por el municipio de Toltén.

Aseguran que en una reunión que sostuvieron con el Alcalde de Toltén y la directora de la Oficina Municipal de Información Laboral (OMIL) para conocer las explicaciones de la medida tomada en contra de ellas, fueron objeto de un trato vejatorio por parte del edil.

Las trabajadoras despedidas hicieron saber que sus exiguas remuneraciones en nada afectan al presupuesto, dineros que no alcanzaban el sueldo mínimo, ganaban 86 mil pesos brutos lo que significaba 68 mil pesos líquidos por persona para aportar al sustento familiar. Entre las mujeres despedidas hay viudas, madres solteras y otras que son los únicos sostenes económicos de sus hogares.

Según las denunciantes, su situación de cesantía se suma a la escasez de recursos marinos, lo que merma la actividad pesquera artesanal de sus familias, sus hijos no tendrán una navidad digna y además con el fin del año escolar sus niños no tendrán acceso a las colaciones de alimentación que les entregan en los colegios.

Califican como una crueldad que el gasto de un poco más de 3 millones y medio de pesos mensuales para el programa del Gobierno Regional, signifique el sacrificio de la dignidad de un grupo de mujeres trabajadoras. Su tarea era la mantención de los espacios públicos, el aseo y hermoseamiento del que gozaban los habitantes de esos pueblos y los turistas que visitan las bellezas naturales del sector.

Los progresistas se comprometieron con las mujeres de Queule, para apoyar sus demandas y difundir la denuncia de los despidos de que fueron objeto, situación que se suma a los cientos y cientos de funcionarias y funcionarios públicos que estos días son desvinculados de sus funciones, muchos de ellos a pocos años de obtener el beneficio de jubilación. Una vez más las sectores más débiles de la sociedad son víctimas de la “nueva forma de gobernar”.

Comisión Sindical del Partido Progresista

X
Skip to content