[El Centro] “Los mismos pueblos están dando una señal de cambio a todos esos partidos de derecha”

[El Centro] “Los mismos pueblos están dando una señal de cambio a todos esos partidos de derecha”

Comparte esta nota
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

El excandidato presidencial en tres ocasiones, Marco Enríquez-Ominami, visitó la capital maulina para junto a sus compañeros de partido (Progresista) y de ideología política, presentar gratuitamente su más reciente documental “Al fondo a la izquierda”. En dicho trabajo audiovisual, entrevistó a líderes como el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro; el de Bolivia, Evo Morales y los expresidentes de Brasil, Dilma Rousseff; de Ecuador, Rafael Correa y de Uruguay, Pepe Mujica.

El propósito del cineasta, fue recorrer el continente y analizar el momento que atraviesan las fuerzas progresistas, que a su juicio, estarían próximas a retomar fuerzas, ya que la derecha estaría viviendo situaciones aún más complejas en países como Argentina y Brasil, según apuntó. Más allá de ello y acompañado del candidato a la alcaldía de Talca, Rodrigo Sepúlveda, Ominami, habló de sus próximos desafíos en Chile.

“Creo que además, el continente está cambiando. Nos dieron una paliza electoral en Paraguay, Perú, Argentina, Brasil, Colombia, Salvador, Chile y años después los mismos pueblos, están dando una señal de cambio a todos esos partidos de derecha”, dijo.

Sigue bien de cerca las elecciones de este mes (Bolivia, Argentina y Uruguay), ¿qué piensa del rol que busca retomar la izquierda?

“Se gobierna en pocos países hoy día. Se gobierna en Panamá, en México, Bolivia y Venezuela. Yo creo que la derecha no tiene ideas, no tiene intuición, cree en la libertad pero no la entienden ni ellos mismos, entonces veo al progresismo con más dificultades que de las previstas. Hoy tenemos desafíos gigantescos, pero eso va a cambiar en unos días más, en Bolivia probablemente gané Evo, vamos a ganar en Argentina, vamos a ganar en Uruguay, por lo cual vienen perspectivas muy interesantes.

Lo que queda claro es que la derecha que llegó como respuesta a nosotros -yo no he gobernado, pero soy parte de ese mundo- es un desastre. Si yo miro a Macri, la inflación altísima, se empezó a ver y los resultados son bien aterrantes. Ahora los pueblos tendrán que ir evaluando y fiscalizar a los gobiernos progresistas”.

¿Qué análisis hace de Argentina, con el posible retorno de la izquierda?

“Tengo la impresión de que fue un desastre la respuesta -un poco lo que pasó en Ecuador también- de que efectivamente se requiere responsabilidad fiscal, eso es cierto. No basta simplemente aumentar el gasto público, sin responsabilidad fiscal. Lo cierto es que hay otros mecanismos para recaudar y lo que han hecho los gobiernos de derecha es recaudar donde más duele, cuando hay otros caminos, donde también duele pero duele menos. Los recursos naturales, el impuesto a los ultra ricos, al sistema financiero, son probablemente formas más justas de recaudar, que simplemente aumentando precios de servicios básicos”.

¿Y en Chile? Donde en sectores habría descontento social en materia de seguridad y economía…

“Yo me retiré de la política contingente, por lo cual no doy opinión de la política chilena, te puedo decir cosas más generales, pero yo fui candidato presidencial tres veces, fui diputado, líder de un partido, creé una fundación y hoy día soy militante de mi partido y estreno películas. Entonces no me voy a meter en la coyuntura. Si creo que lo que dije y no me arrepiento en nada de lo que dije, cuando fui candidato presidencial. Creo que Chile es la Corea del Norte del capitalismo, que aquí tenemos un ultra capitalismo salvaje, que hay que aumentar, evidentemente la carga de derechos y que lo que tenemos en general, en materia de seguridad es un populismo penal, un gran populismo que es estas locas fantasías de que simplemente con mano dura, los problemas se resuelven.

Hace mucho rato que en Estados Unidos, hay mano dura, hace mucho rato que en Europa hay mano dura y hace mucho rato que no logran contener fenómenos, ya sea como el terrorismo, delincuencia o los secuestros. Está demostrado que la mano dura es una respuesta insuficiente”.

¿Alguna autocrítica para la izquierda?

“Creo que una autocrítica que hay que hacer es que en materia económica y política, podemos ser mucho más astutos en este regreso, que lo es la confianza que nos dan los pueblos. Creo que Argentina tiene que salir de la maldición de sus recursos naturales, como lo tiene que salir Chile, Venezuela, Ecuador. Si te fijas bien, unas crisis producto de problemas internacionales muchas veces, pero además internos también, pero que tendrían solución si fuéramos capaces de producir otras cosas”.

¿Están al debe entonces?

“Creo que todo proyecto político en un continente donde tienes pobreza siempre estás al debe. Creo que la izquierda en eso es más noble y auténtica que la derecha. Nosotros entendemos más que primero los pobres, para que nos vaya bien a todos, que los pobres les vaya bien. La derecha no cree en eso, la derecha cree que todos son individualidades que si crece cada una de ellas, la felicidad se logra colectivamente, cuando eso no es cierto.

Primero, porque todos individualmente no competimos en condiciones iguales desde el inicio. La discusión es que va primero. Yo creo que nosotros tenemos muchos éxitos y muchos debes, pero estamos mejor inspirados”.

¿Cree que, de ganar la izquierda en las próximas elecciones, podría ser un boom y retomar la fuerza perdida?

“No. Creo que hay ser prudentes. Algunos países van a cambiar, pero no está demostrado que eso sea como en 2000, que doce países pasaron a centroizquierda. Sería muy imprudente decir que estamos en un boom, diría que estamos recuperando gradualmente la confianza”.

¿Siente que van por el camino correcto entonces?

“Sí, pero las cosas son complejas. Ya que no todos los países viven procesos iguales, que hay un señor como Bolsonaro, sería falso decir que está cada vez en calle libre, no, no le está yendo bien, pero no tan mal como a Macri. Hay ejemplos de caídas estrepitosas. Creo que todas las derechas están mal, pero unas están muy mal. Pero sería muy prudente en eso”.

Fue tres veces candidato presidencial, pero ahora afirma estar retirado de la política. ¿Descarta competir nuevamente?

“Sí. La respuesta es hoy que no veo por dónde. Tengo compromisos contractuales gigantescos. Creo que al partido Progresista le va muy bien, está creciendo y no veo que yo deba ser candidato, hoy. Ya veremos cuando las cosas decanten, de otro modo, es muy difícil. Hay una película, James Bond, que decía \\’nunca digas, nunca jamás\\’, no voy a decir nunca jamás, eso sería una locura. Pero hoy no veo ninguna candidatura presidencial”.

¿En qué está el caso OAS en el que usted está acusado?

“A la espera del juicio. Hemos demostrado que hemos ido cerrando todo. Ha sido extremadamente injusto y doloroso y los abogados te contestarían mejor que yo. Vamos ganando todo poco a poco, con prudencia sin arrogancia, demostrando lo que dije siempre, anticipé esto”.

Fuente: El Centro

X
Skip to content