[Columna] La Nación Mapuche frente a la nueva Constitución

[Columna] La Nación Mapuche frente a la nueva Constitución

Comparte esta nota
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Marcia Millaqueo Ibarra
Vicepresidenta  territorial RM. Partido Progresista de Chile

 

Por décadas se ha planteado, ha pensado y ha luchado por un Estado plurinacional, en el cual puedan tener autonomía política y control territorial.

La idea de este artículo es darles a conocer a grandes rasgos, cual es la postura del pueblo Mapuche frente al nuevo proceso constituyente, y conoceremos también, cuáles son las razones que los mueven a tomar esas decisiones.

Por primera vez en 40 años, tenemos la posibilidad de escribir una Constitución democrática, oportunidad que abrió el pueblo de Chile tras el estallido social el pasado 18 de octubre del año 2019, el sentido común del pueblo Chileno  se vio reflejado en miles de banderas Mapuche flameando junto a las banderas Chilenas por todo el territorio nacional. Una clara señal, a mi parecer, que la sociedad Chilena reconoce a  Chile como un estado plurinacional.

En las últimas dos décadas, a excepción de Chile, todos los gobiernos latinoamericanos han reconocido a sus pueblos indígenas dentro de sus constituciones. Para  Chile y sus constituciones  anteriores,  los pueblos indígenas no existen, no existen ni para bien, ni para mal, siendo esta indiferencia a mi parecer la mayor de las arrogancias en la  construcción como Estado o como nación. Una apatía absoluta hacia nuestros pueblos originarios.

En este mismo sentido recordemos que la derecha chilena 2019 votó en contra de los cupos reservados a pueblos originarios, dicho acto deja en evidencia que detrás de esa oposición, está la negativa absoluta de las élites chilenas de repensar Chile como un Estado plurinacional.

Por décadas entonces las mujeres y los pueblos indígenas hemos compartido el triste destino de ser considerados sujetos sin derechos.

Veamos ahora entonces las posturas del pueblo Mapuche frente al próximo proceso constituyente.

Por décadas la nación Mapuche se ha planteado, ha pensado y ha luchado por un Estado plurinacional, en el cual puedan tener autonomía política y control territorial, lamentablemente sus voces nunca han sido escuchadas.

Hoy, con la oportunidad que Chile vive ante el cambio de la Constitución, se nos abre también  la posibilidad cierta de derribar  el liberalismo homogéneo y pensar un Estado en que las naciones o pueblos originarios, sean portadores y sujetos de derechos al interior de la democracia de Chile.

En este sentido, una parte del movimiento Mapuche ha tomado la decisión política ante  el nuevo proceso constituyente de avanzar  hacia un Estado plurinacional, mientras otro sector anuncia la creación de un gobierno mapuche independiente, quizás otra porción seguirá con la estrategia del control territorial como forma de hacer política.

El pueblo Mapuche en su totalidad, respalda y considera fundamental que Chile avance hacia el cambio de la Constitución y que se termine de una vez con la herencia de la dictadura militar, sin embargo, algunas de las comunidades Mapuche no ven en el proceso constituyente una solución real para los pueblos indígenas, tampoco creen en las certezas que se desprendan de la nueva Carta Magna. Creen que solo sería un reconocimiento simbólico, con derechos absolutamente limitados, una extensión  paternalista desde el Estado con los pueblos indígenas.

Algunos líderes Mapuche señalan que los pueblos indígenas ya cuentan con la garantía de ser titulares de derechos, de libre determinación, de sus recursos naturales, de la restitución de territorio etc., derechos consagrados en la Declaración de las Naciones Unidas, sobre los derechos de los pueblos indígenas adoptados el 13 de septiembre 2007, y en el año 2016 se llega a otro consenso con la Organización de Estados Americanos. Los pueblos originarios cuentan además con el Convenio 169 de la OIT (tratado sobre pueblos indígenas y tribales).

Para algunos Mapuches estudiosos de la materia, el Convenio 169 de la OIT tiene una enorme relevancia, ya que al constituirse como ley nacional, obliga al Estado a reconocer e incluir diversos derechos integrales a los pueblos indígenas,  en cualquier nuevo ordenamiento constitucional. Lo que nos permite pensar entonces que una nueva Constitución gozará de legitimidad y será totalmente democrática solo si considera los derechos consagrados y reconocidos por Chile en el Convenio 169, los que nos lleva a concluir, además, que el reconocimiento constitucional no bastará, ni será suficiente.

En conclusión, mi opinión personal como mujer descendiente Mapuche, Progresista, creo que urge la desmilitarización de Wallmapu urgentemente, al ser violentadas las comunidades Mapuche, sufren también de violencia las mujeres, niñas y niños que viven dentro de esas comunidades, creo también que Chile debe avanzar hacia un Estado que no de espacio a la discriminación, debemos avanzar hacia un nuevo contrato social basado en derechos fundamentales donde nuestras culturas indígenas sean reconocidas, valoradas e impulsadas.

Chile debe reconocer y cumplir con las normas suscritas por el derecho nacional e internacional, Chile debe tener la capacidad de crear un contrato social donde nuestros pueblos originarios sean valorados, incluidos e integrados.

Por un Chile más justo, por un Chile con más igualdad, por un Chile Progresista!!

Fuente: El Siglo

X
Skip to content