[El Mostrador] Al Gobierno se le enreda el TPP-11: Huenchumilla minimiza el protocolo firmado con senadores y Navarro anuncia reserva de constitucionalidad

[El Mostrador] Al Gobierno se le enreda el TPP-11: Huenchumilla minimiza el protocolo firmado con senadores y Navarro anuncia reserva de constitucionalidad

Comparte esta nota
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

En junio pasado, el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TPP-11) dio un paso clave en el Senado, cuando la comisión de RR.EE. firmó un protocolo de acuerdo con el Gobierno, lo que auguraba una tramitación más expedita en el Congreso.

Sin embargo, el Gobierno no puede cantar victoria aún con este proyecto, porque durante la sesión de la comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento del Senado Francisco Huenchumilla (DC) anunció profundos reparos al proyecto y su colega Alejandro Navarro (País Progresista) anunció reserva de constitucionalidad.

El senador por La Araucanía interpeló al Gobierno por omitir  la Consulta indígena según lo obliga el Convenio 169 de la OIT y además cuestionó la validez jurídica y vinculante del protocolo firmado en la Comisión de RR.EE.

“Es una mera declaración de intenciones políticas que podrá quedar entregado a la mera voluntad de las partes o del Gobierno cumplirlo o no cumplirlo. Entonces yo creo que es un pequeño chocolate que ha puesto el Gobierno” manifestó.

El protocolo también fue criticado por dirigentes de la Plataforma Ciudadana Chile Mejor sin TLC, quienes señalaron que el Gobierno presentó dicho acuerdo como “una especie de varita mágica que en realidad no tiene ningún fundamento legal”, según explicó Patricio Véjar coordinador de la Comunidad Ecuménica Martin Luther King.

Por su parte, Patricio Guzmán, economista e integrante de Chile Mejor Sin TLC, ahondó en el punto y señaló que “la Direcon había comprometido un protocolo en que las principales cosas que preocupan a la ciudadanía quedaban resguardadas pero el protocolo no resguarda nada, no es un instrumento legal cualquier jurista lo puede decir, es papel picado, una declaración de buenas intenciones frente a un tratado que tiene toda la fuerza legal sobre cualquier otra ley, nos extraña mucho que senadores de la república acepten eso como un argumento para votar”, comentó.

Las dudas de Huenchumilla

El senador DC fue claro en señalar que tal como están las cosas no puede aprobar el proyecto. “Hoy no estoy en condiciones”, señaló.

“No me convence persistir en un modelo de recursos naturales que no nos permite crecer. Soy partidario de tener políticas industriales, de parte del estado, proactivas, y no seguir mandando (al extranjero) recursos sin procesar”, añadió.

Huenchumilla agregó que “este modelo de desarrollo nos hace perder competitividad, sobre todo frente a países muy industrializados, que salen ganando con esto (…) lo que se señala, probablemente fue bueno para los ‘90, pero no para el 2020”.

El integrante de la Cámara Alta también apuntó sus dudas  al sistema de resolución de controversias que implicaría el tratado, por ejemplo, en el caso que una corporación transnacional demande al Estado chileno.

“El Estado puede verse demandado por transnacionales muy poderosas en todas partes del mundo (…) esa es la duda político – jurídica que tengo yo, y que hoy no se ha resuelto con la conversación que hemos tenido con el gobierno. Esperamos que en las próximas sesiones podamos resolver ese tema”, mencionó.

La estrategia de Navarro

En el caso de Alejandro Navarro, el legislador alista una reserva de constitucionalidad. En particular, apuntó como inconstitucional los capítulos del TPP-11 que otorgan jurisdicción para juzgar litigios sobre inversiones en territorio chileno a tribunales internacionales.

“Hay más de 30 cláusulas que violan el artículo 8 sobre la confidencialidad; las normas que rigen Chile en su soberanía y su economía, deben ser públicas, y este tratado está lleno de reservas de confidencialidad que solo van a hacerlo oscuro e inescrutable (…) La Corte Suprema, dada la limitación a la jurisdicción legal que se establece, tiene que ser consultada y no lo ha sido, por lo que este es un vicio insubsanable”, afirmó.

Navarro explicó que “ya que el requisito para demandar es que los parlamentarios expresen las objeciones de constitucionalidad durante la tramitación de la ley, ya sea en la Sala del Senado o en las comisiones, ya cumplimos con dicho paso, por lo que ahora requerimos el apoyo y firma de senadores y senadoras para ir al Tribunal Constitucional”.

Para concretar ese paso, Navarro debe reunir las firmas de  un cuarto de la Cámara de Diputados o un cuarto del Senado. “Ya lo hicimos en contra de la Ley Monsanto y el tratado UPOV 91 sobre obtentores vegetales, logrando juntar 17 de las 11 firmas que requeríamos; es decir tenemos experiencia en esto”, aseguró.

Llamado al Senado

En tanto, la Plataforma ciudadana Chile Mejor sin TLC insistió en que el TPP-11 debe ser estudiado por las distintas comisiones del Senado (Trabajo, Salud, Medio Ambiente, Derechos Humanos, Agricultura y Economía) e hicieron un llamado a los senadores a que escuchen a la sociedad civil antes de votar el tratado.

“Hoy estamos demandando para que este debate se pueda profundizar es que pase por comisiones especializadas, porque sentimos que este tratado efectivamente tiene un conjunto de disposiciones que afectan a la sociedad chilena y está siendo tramitado de manera poco transparente”, explica Patricio Véjar.

Sin embargo, acusan que estas peticiones no sólo no han sido satisfechas sino que no han tenido ningún tipo de respuesta formal por parte de los parlamentarios. Según Patricio Guzmán, de la Fundación Constituyente XXI, “nos parece insólito que los senadores no discutan, siquiera, un tratado de tal importancia que va a estar por sobre las más importantes leyes del país incluyendo la constitución”.

Fuente: El Mostrador

X