[Crónica Digital] Chile ovaciona de pie a Mon Laferte: nuestra Piaf de la Gómez Carreño

[Crónica Digital] Chile ovaciona de pie a Mon Laferte: nuestra Piaf de la Gómez Carreño

Comparte esta nota
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Por Víctor Osorio Reyes
El autor es periodista y director ejecutivo de la Fundación Progresa

Su presentación fue emotiva, impactante e histórica. En verdad todos los calificativos no alcanzan para describir de forma completamente rigurosa la calidad artística y significación social de la participación en el Festival de Viña del Mar de Mon Laferte, la “Piaf de Gómez Carreño”, como la llamó Jorge Coulón de Inti Illimani, en evidente referencia a Édith Piaf, una de las cantantes francesas más célebres del siglo XX, y a la Población Gómez Carreño, territorio popular de Viña del Mar donde creció la cantante.

Su paso por el escenario de la Quinta Vergara tuvo de todo para aflorar las emociones. Por cierto, la impresionante potencia interpretativa de Mon, que parece poner todo el cuerpo y el espíritu en cada tema. Pero también hubo denuncia de las violaciones a los derechos humanos, denuncia de las desigualdades, protestas en contra de los abusos y reivindicación feminista, con un público que todo el tiempo fue cómplice y una audiencia que reventó el rating y las redes sociales.

Y con la patética ausencia total de los conservadores que habían amenazado con boicotear la presentación, anunciando pifias y la entonación masiva del Himno de Carabineros para no dejarla cantar…

CANTO QUE HA SIDO VALIENTE

La llegada de Mon Laferte a la Quinta Vergara era esperada con expectación por la opinión pública. En primer término, por su público y notorio respaldo a la protesta ciudadana que se inició el 18 de octubre. Apenas un día después, publicó un video en Instagram en que se dijo: “La gente salió a manifestarse y el Estado está reprimiendo al pueblo de una manera brutal, disparando y sacando al ejército a la calle. Quiero pedir a Carabineros y al Ejército: ustedes son el pueblo también (…) pónganse de lado que les corresponde”. También escribió en su cuenta de Twitter a Sebastián Piñera: “La gente se manifiesta por su dignidad y tú reprimes al pueblo con la fuerza militar y toque de queda. Que sepa el mundo que eres un dictador que da órdenes comiendo pizza en el barrio alto”.

El 20 octubre, apareció un video en las redes sociales un video con diversos artistas chilenos, como Manuel García y Javiera Parra, quienes expresan su rechazo al estado de emergencia decretado por el Gobierno. Al día siguiente, la cantante publicó un post en que denunciaba el estado de excepción y la vulneración de los derechos humanos y llamaba a la solidaridad mundial para con el país. El mensaje era ilustrado con la bandera chilena en color negro que se observaba ya en las calles. El 23 octubre difundió un video en el que, guitarra en mano, entona una versión de “La Carta”, canción de Violeta Parra, con la bandera chilena negra colgando atrás como escenografía. La versión tenía un par de cambios: por ejemplo, en los últimos versos cantaba que “necesitamos justicia y la paz en la nación”, y que “la guerra no es de la gente, Presidente, por favor”, en evidente referencia a las declaraciones de Piñera sobre su guerra contra un “enemigo poderoso e implacable”.

A fines de octubre, participó en la iniciativa “El largo tour”, en que un grupo de artistas y profesionales visitan poblaciones populares. La primera imagen fue en Los Nogales. “Mi gente, ya estoy en Chile. Pongo a disposición mi voz para el pueblo”, escribió en su cuenta de Instagram. Por esos días, también se sumó a un grupo de músicos chilenos que graba una nueva versión de “El derecho de vivir en paz” de Víctor Jara, transformado en uno de los himnos de la rebelión ciudadana.

El 15 de noviembre, fue su protesta de mayor impacto. En la alfombra roja camino hacia la entrega de los Premios Grammy Latinos en Las Vegas, Estados Unidos, Mon Laferte se quitó la parte superior de su chaqueta y dejó ver un mensaje escrito entre sus senos: “En Chile torturan, violan y matan”. En sus redes sociales escribió: “Mi cuerpo libre para una patria libre”. En el evento se llevó el premio a Mejor Álbum de Música Alternativa por “Norma”. A la BBC de Londres luego relató su experiencia al nacer y crecer en una zona popular de Viña del Mar. “La desigualdad le dio forma a mi vida”, manifestó.

El 19 noviembre dio una entrevista a la periodista Patricia Janiot, para la cadena Univision. Reiteró su crítica al estado de emergencia y el toque de queda, y fustigó la cobertura de la prensa que enfatiza los daños materiales por sobre los casos de daños oculares y los casos de violaciones a los derechos humanos. Cuando la periodista le hizo ver los casos de los incendios a estaciones de Metro, dijo: “Te tengo que interrumpir, porque también eso se está estudiando. Hay muchos casos donde la misma policía y los mismos militares fueron quienes estuvieron incendiando, así que eso todavía no está claro”.

En diciembre, se dio a conocer el videoclip de “Plata Ta Tá”, una canción que Mon escribió sobre las protestas de la ciudadanía, las que respalda con versos explícitos y categóricos, e imágenes no menos inequívocas, que incluyen a la artista tocando cacerolas y participando en las manifestaciones. En el clip participaron el reggaetonero Guaynaa de Puerto Rico y la actriz Yalitza Aparicio, la protagonista de Roma, la película de Alfosno Cuarón ganadora de tres Premios Oscar.

El 15 diciembre, el General Director de Carabineros, Mario Rozas, se refirió a las palabras de Mon Laferte a Univisión. En el programa Mesa Central de Canal 13 señaló: “Yo creo que, si ella tiene un tipo de información, para formular esa acusación muy grave y que afecta a nuestra institución, estimo que eso debe ser investigado judicialmente”. Añadió: “Nos llama la atención que alguien de una forma tan liviana levante una acusación de esta naturaleza. Por eso es que nosotros creemos que cada vez que se nos acusa, si hay una prueba, vamos a tomar las acciones del caso”. Ese día la institución policial ofició a la Fiscalía para que citara a declarar a la cantante.

El 19 de febrero se dieron a conocer los nominados a la primera entrega de Spotify Awards, que se realizará el 5 de marzo en Ciudad de México, que premiará a lo más escuchado y destacado en la plataforma de streaming. Dentro de la nómina figuraba Mon Laferte, quien es la única representante chilena en los premios. La artista aparece en la categoría “artista de pop más escuchada”. Sería uno más de la lista de galardones que ha recibido.

Apenas tres días después, casi a las puertas de su presentación en el Festival de Viña del Mar, Carabineros, a través de la Dirección de Justicia, solicitó a la Fiscalía que se llame a declarar a la intérprete por sus palabras en Univisión, aprovechando su estadía en el país. “Lo anterior, es sin perjuicio de las acciones civiles y penales que ejercerá la institución (…) en los próximos días”, advertía el comunicado, agregando que Carabineros de Chile como institución rechaza categóricamente las graves imputaciones (…) declarando que, en todos los casos de esta naturaleza, ejercerá las acciones judiciales que le permite el ordenamiento jurídico”.

CUANDO PALPITA EN LAS VENAS

A diferencia de la notoria censura de la primera jornada del Festival, en esta ocasión fue posible escuchar por la televisión los generalizados gritos de protesta de la concurrencia y observar como los asistentes ahora se encargaron de levantar innumerables carteles en que se denunciaban las violaciones a los derechos humanos, se pedía la renuncia de Piñera o se llamaba a votar “apruebo” en el próximo plebiscito.

La presentación de Mon Laferte desencadenó una ovación y desde sus primeras canciones se observó que el público estaba conquistado: apenas a la segunda canción comenzaron a exigir que se le otorgara la gaviota.

Tras la cuarta canción, sentada guitarra en mano y junto a uno de sus músicos, se dirigió al público. Las expresiones de su rostro no escondían sus emociones. Aludió a las injusticias sociales y a la violación a los derechos humanos, se refirió a sus orígenes en el mundo de los excluidos y los humildes, y en ese contexto dijo que “es tan difícil quedarse callada cuando una en verdad lo vivió en carne propia (…) no toda la gente sabe lo que es cagarse de hambre de verdad”.

Esta es la reproducción textual e integra de sus palabras.

Querido público: Cuando me dijeron si iba venía al Festival de Viña, yo no sabía qué iba a hacer, tenía mucho miedo y al tiro dije que no, que hay que cancelar. Muchas personas me dijeron muchas cosas. Algunas personas me decían: tenís que cancelar. Me decían, todo el mundo, mis amistades, mi equipo de trabajo, familia, redes sociales, me decían tienes que cancelar. No se puede hacer una fiesta en medio de todas las injusticias sociales, violaciones a los derechos humanos, no se puede hacer un festival en medio del estallido. Otras personas me decían: no, tenís que ir, tenís que dejar la cagada.

Mucha gente me decía muchas cosas. Todo el mundo me daba consejos. La verdad es que yo estaba pensando qué hacer, y un día me enteré por las redes sociales de un comunicado de prensa de Carabineros de Chile, donde Carabineros me citaba, le pedían a la Fiscalía citarme a declarar por haber cometido yo un delito. Al principio pensé que era una broma. Después me di cuenta que no era una broma. Desde ese entonces y hasta hoy, antes de subirme a este escenario, incluso en este momento, yo he estado con mucho miedo. ¿Puede ser un delito expresar una opinión?

Entonces, yo pensaba muchas cosas y la gente me daba muchos consejos. Toda la gente, la gente buena y también la gente menos buena en redes o más confundida. Todo el mundo me daba consejos: tenís que hacer esto, tenís hacer esto otro; hartas personas me querían defender, unos me cobraban harta plata, otros no; mucha gente apareció. Y yo decía, pero si solamente di una entrevista y dije una cuestión, di una expresión como cualquier persona. La verdad he estado muy nerviosa. He tenido miedo, he estado asustada, ¡pero también me he sentido súper valiente! …

Al final, me dijeron que tenía preparar un discurso para hoy día. Me decían: tenís que decir algo, tú tenís que decir. Y yo decía por qué yo tengo que decir algo, si soy una cantante no más, que da su opinión como cualquier persona.

Perdón por hablar tanto, Viña, ya me alargué de mi tiempo. Lo que quería decir, en realidad, que lo único que sé hacer es cantar. Yo nací en Viña del Mar, en una población, allá arriba en un cerro que se llama Gómez Carreño. ¿Hay alguien de la Gómez? Y yo estudié en la Escuela D320 Orlando Peña Carvajal, y yo lo único que aprendí en la vida fue a cantar, porque tuve que empezar a trabajar desde muy chiquitita. No quiero dar lástima con esto, lo único que quiero decir es que es tan difícil quedarse callada cuando una en verdad lo vivió en carne propia. Es que no toda la gente sabe lo que es cagarse de hambre de verdad.

Sé que ahora tengo privilegios. Lo que quiero decir es que yo vivía en la Población Gómez Carreño, y yo no iba a poder estudiar. Mi padre era trabajador, en ese tiempo era obrero de la construcción; mi madre era dueña de casa; y yo no iba a poder estudiar nada, también me puse a trabajar muy joven, cantando. Mi abuela me tenía que cuidar mientras mi mamá salía a trabajar porque después mi papá se fue, típico, bueno no todos, pero casi todos. Mi abuela me decía, como madre abuela buena, mijita usted tiene que ser famosa porque es la única manera que no pase hambre. Porque esa es la mentalidad: usted tiene que trabajar mucho y sacarse la cresta, porque a uno le enseñan que uno se tiene que sacar la cresta y tiene que trabajar mucho y esforzarse mucho, que hay que levantarse más temprano.

Me lo tomé tan en serio, tan en serio, para no fallarle a mi abuela, a mi familia, a mi pobla, a mi gente. ¡Y aquí estoy!

No tenía ningún discurso preparado. Sólo dije todas estas cosas porque les quiero cantar esta canción que escribí porque eran los consejos de mi abuela. Ella desde su amor quería que yo fuera una artista. Esta canción se llama ‘La trenza’ y es para todas las princesas de la población”.

La intervención de Mon no fue un monologo. Fue un constante diálogo con el público. Por ejemplo, un rotundo “no” emergió cuando comentó que barajó la posibilidad de cancelar su presentación en Viña del Mar o cuando comentó que quizás se estaba alargando. Hubo generalizas grandes rechiflas y gritos de repudio cuando mencionó a Carabineros de Chile y la amenaza de que podría ser citada por la Fiscalía. En el momento que preguntó si puede ser delito expresar una opinión, retumbó un sonoro: “¡No estás sola, no estás sola!”. Hubo también una sonora repulsa cuando aludió, con una sonrisa, a los que exigen levantarse más temprano, en una indisimulada alusión a las palabras del ex Ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine, poco antes del 18 de octubre. Y fue ovacionada cuando dijo que también se sentía súper valiente.

CON OLOR A PRIMAVERA

No fueron, sin embargo, los únicos momentos épicos de la presentación de Mon Laferte en el Festival de Viña, durante cuyo desarrollo sobrevoló la Quinta Vergara, en más de una ocasión, un helicóptero de Carabineros. “¡Si me tienen que llevar presa por lo que pienso, llévenme presa!”, espetó la artista nacional poco después de la intervención principal antes reproducida, en medio de los aplausos de la Quinta Vergara.

Otra de aquellas circunstancias dignas de recogerse fue cuando el llamado “monstruo” de la Quinta Vergara comenzó a corear unas de las consignas típicas de las manifestaciones, “¡el que no salta, es paco!”, y la cantante comenzó también a saltar y a motivar al músico que estaba a su lado a acompañarla en el gesto de protesta. También cuando extendió en el tiempo, al parecer en forma deliberada, los ajustes de las guitarras para dar oportunidad a la concurrencia a que se manifestara, lo que ocurrió sonoramente. En otro momento, incluso motivó la expresión de las personas, sugiriendo iniciar la consigna (“el que no salta”, esbozó). En más de una ocasión sus músicos cubrieron uno de sus ojos, en el gesto que se ha generalizado para repudiar las lesiones oculares inferidas a manifestantes.

La esperada interpretación de “Plata Ta Tá” estuvo acompañada, como en su diseño, por el sonido de cacerolas, que en este caso fueron sartenes, y uno de sus músicos acompañó la entonación total con sartén y cuchara en mano. “Con todo sino pa’ qué” retumbó como un furioso estribillo masivo al final de ese reggaetón combativo, que el público que coreó desde el principio al final.

En un hito histórico invitó a un grupo de cincuenta mujeres cantoras al escenario, las que entonaron dos cuecas, compuestas por artistas como Daniela Sepúlveda, Cecilia Astorga y otras. Todas bailaron y cantaron, pañoleta verde en el brazo. También con banderas del pueblo mapuche. Laferte explicó que vino “acompañada de un montón de amigas, todas cantoras, y como es difícil llegar a un escenario me dije: voy a invitar a todas mis amigas poderosas. Las admiro y las amo compañeras”. Mon bailó una de las cuecas con Francisca Valenzuela, quien también se presentaba esa noche en el Festival: ambas con pañuelos verdes en los brazos.

El éxito de la cantante viñamarina que se convirtió nada menos que en trending topic global en la red social Twitter, con 191 mil mensajes, superando a todos los demás tópicos a nivel del planeta entero.

Fue en esa red social que Jorge Coulón, uno de los fundadores de Inti Illimani, escribió el siguiente poema a Mon Laferte:

Tenemos nuestro gorrión

la Piaf de Gómez Carreño

la que no nos vende sueños

ni trafica la emoción

Ella esgrime la canción

porque sabe que la suerte

te da vida o te da muerte

pero no regala nada

tu batalla está ganada

eres nuestra Mon Laferte

También en Twitter el reconocido escritor Jorge Baradit escribió: “Mon Laferte, ahí tienen dignidad y conciencia de clase”.

“Merece todos los aplausos y premios del mundo», escribió Cecilia la Incomparable en su cuenta de Instagram

Desde el exterior llegaron mensajes de artistas connotados. Alejandro Sanz escribió: “Me estremezco con la emoción de @monlaferte en #VinadelMar2020 felicidades artistaza, corazón rojo”. Andrés Calamaro anotó: “Qué categoría tiene Mon Laferte… Cómo se crece en el escenario es una barbaridad”. Y agregó: “Eso es prender fuego al escenario, con todos los ingredientes. Tiene todo y le sobra”.

Mon Laferte además se impuso en sintonía durante su presentación en el Festival. Según los datos de Time Ibope, la cantante alcanzó un peak de 51 puntos de rating a las 22:31 horas. Entre Canal 13 y TVN promediaron un total de 45,1 puntos de rating, muy por sobre Mega (9,1), CHV (5,2) y la Red (1,2).

Recibió las gaviotas de oro y plata. Sin embargo, un poco antes de interpretar “Tu falta de querer”, la artista anunció una decisión inesperada: “A modo significativo yo voy a entregar mis Gaviotas, porque yo no quería venir a celebrar a un festival”, expresó. Explicó: “No quiero que esto se tome a mal (…) pero como es símbolo de que Chile está pasando un momento muy especial y difícil. “Se las voy a dar a una fundación o a alguien que las quiera rifar”, explicó. “No es que no las quiera, pero cariño del público ya me lo llevo”.

“Gracias, Nuevo Chile”, concluyó.

Mon Laferte ya forma parte de la historia de la construcción en marcha del Nuevo Chile.

Santiago, 25 de febrero 2019.

Fuente: Crónica Digital.

X