[Columna] Reflexiones sobre nuestra realidad

[Columna] Reflexiones sobre nuestra realidad

Comparte esta nota
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Bernardo Almuna
Presidente Progresista Región Metropolitana

No sólo la Pandemia está en contra de los chilenos, sino también hoy día la lluvia, que es tan necesaria para disminuir la sequía.

Es aquí, dónde debemos analizar porqué sucede esto. Chile ha sido un laboratorio de lo más perverso del capitalismo. Su pueblo, sus trabajadores han sido llevados producto del sistema a una situación de pobreza absoluta.

La pandemia ha demostrado que todo lo que se decía de Chile era falso. Se creó un sistema individualista, se educó a través de los medios de que lo colectivo es malo, que la política es mala. Se formó un pueblo consumista que vivía en torno a las tarjetas de crédito. Se inventó una clase media, que no es más que el arribismo, producto de haber perdido su condición de clase explotada.
Pero aún peor. Los que se hacen llamar patriotas, que destruyeron la moneda, asesinaron a miles de chilenos por el sólo hecho de creer en un sueño, uno de los más hermosos construir un país para las mayorías, es decir de justicia e igualdad.

Ahora cuando vemos lo que sucede con la lluvia, no sólo en campamentos, sino casi en todo el país, dónde vemos calles inundadas, cortes de luz, se cae el Internet, se corta la telefonía, etc. Ahora quienes son los responsables de esto? Sin duda la clase poderosa económicamente de éste país. Estos patriotas que entregaron todo los servicios básicos, como luz, agua, teléfono e Internet al capital foráneo. Lo que es más extremo, tienen precios superiores a países desarrollados, sin entregar un servicio acorde a lo que cobran.

Una de las posibilidades que tenemos, después de ver la calamidad del sistema neoliberal, es trabajar todos pensando en nuestro país y sus habitantes. Nuestra tarea es ganar el plebiscito. El Apruebo es nuestra meta, para desde ahí construir una Constitución para los Chilenos. Un país pensando en el ser humano y no sólo en las reglas del sucio mercado.

X
Skip to content