Columna | Nueva constitución camino a un Chile descentralizado

Columna | Nueva constitución camino a un Chile descentralizado

Comparte esta nota
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Anahí Zweig

Presidenta de la Comisión de Diversidad de la JPRO

Existen argumentos de sobra para decir que la actual Carta Magna es insuficiente para cubrir las principales necesidades de todos sus ciudadanos.

Actualmente podemos observar la precariedad que existe en los habitantes de regiones tanto en políticas públicas como en actividad económica, es por eso que hoy centrarnos en una definición constitucional que rompa con el sistema centralista por el cuál estamos funcionando es difícil , ya que a lo largo del tiempo se han facilitado y entregado atribuciones de gobierno a las municipalidades y regiones, pero que al momento de opinar sobre los proyectos que nos dirigen al sueño de “progreso” de primer mundo no tienen estimados tales niveles de poder.

Hoy las autoridades subnacionales, solo administran y no gobiernan, por ende su incidencia, rol y liderazgo es escaso y esta situación es indispensable para la superación de desigualdades a nivel de diferentes territorios. En la mayoría de los casos los representantes locales, se ven limitados de recursos y de atribuciones para resolver problemáticas.

¿Pero cuáles serían los beneficios de escoger formar una nueva Carta Magna más conocida como Constitución? Debo decir que el proceso constitucional es una tremenda oportunidad para analizar la definición y alcances que se le dará a la descentralización.

Es por ese motivo que la participación ciudadana, además del voto como derecho cívico, debe manifestar su propia problemática y desencadenar representaciones propias del sector. Por ello es importante tener un consenso sobre cuáles y qué diferencias existen entre asuntos que aquejan a las zonas del norte, centro y sur.

Actualmente el Estado no ha discutido de manera profunda sobre cuáles son los principales problemas y de qué forma se va a trabajar para hacer una reactivación de forma transversal, y cómo combatir la descentralización económica, fomentar el desarrollo social y la protección del medio ambiente.

En este caso también revocar la actual Constitución puede ser el primer paso para resolver problemáticas sobre desigualdades territoriales y profundizar a escala sub-nacional (regional y comunal) a través de una democracia directa.¿Pero que se espera de una democracia directa?

Principalmente garantizar mecanismos que produzcan contrapesos políticos y sociales a caudillos locales, que por años han capturado algunos sectores sub-nacionales.

 

X
Skip to content