COLUMNA | Dirigentes Vecinales: Tejido social para el futuro

COLUMNA | Dirigentes Vecinales: Tejido social para el futuro

Comparte esta nota
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Por Luis Jara

Vicepresidente de Acción Social PRO

El Día Nacional del Dirigente Vecinal y Comunitario fue instituido el día 7 de agosto de 1998, en reconocimiento al trabajo que a diario y de manera voluntaria entregan miles de hombres y mujeres a lo largo del país, en beneficio directo de sus barrios y comunidades, por eso extendemos en este mensaje, un saludo y homenaje a los dirigentes de las Juntas de Vecinos en su día.

Esta fecha que celebramos el aporte de las y los dirigentes vecinales no es al azar, recuerda la publicación de la Ley N° 16.880 sobre Juntas de Vecinos y demás organizaciones comunitarias, promulgada en agosto de 1968, durante el mandato del ex Presidente Eduardo Frei Montalva. La normativa significó un notable impulso a la organización social de vastos sectores populares del campo y la ciudad.

El rol que cumplen las y los dirigentes sociales como protagonistas de la democracia es un ámbito ignorado por muchos, inclusive por ellos mismos, aspecto que invisibiliza sus aportes significativos en la recuperación y reconstitución del aquél tejido social que fuese desarticulado ideológicamente por la dictadura. Una sociedad cada vez más empoderada, activa y dinámica, que exige y defiende sus derechos adquiridos, es resultado ineludible de lo hecho por cientos de miles de líderes comunitarios y territoriales a lo largo de todo el país, que mantuvieron vivos el poder popular y se dispusieron a poner el hombro por el fortalecimiento de sus organizaciones y el bienestar de sus miembros.

Mención especial tienen las mujeres que son el pilar fundamental de las organizaciones sociales funcionales y territoriales, están constituidas en su mayoría por dirigentes mujeres, por lo tanto, la presencia femenina en la base social organizada, es bastante alta. Este dato no es menor si lo comparamos con la baja tasa de participación femenina en altos cargos de dirección pública o privada donde es escasa la transparencia y la gestión dinámica. Es decir, las mujeres ejercen liderazgos locales, pero en esferas superiores siguen primando estilos masculinos de ejercicio de poder, al cual debemos revertir motivando a la participación de ellas a otras escalas de poder.

Cada instancia de participación de los dirigentes vecinales, están cumpliendo un rol importante, en el desarrollo integral de cada comuna ya que, gracias a sus aportes, se han podido concretar iniciativas de bien común, en beneficio de sus propias comunidades. Los dirigentes sociales, lo que hacen por sus vecinos, lo hacen con cariño, con amor, porque por su vocación de servicio público, nunca piden nada para ustedes a pesar que lo merecen todo. Estos motores de progreso, son los que deben robustecer la democracia y participación de la política, desde sus bases, con transparencia y gestión y el gesto de grandeza que debemos tener hacia nuestros dirigentes, sin su sola participación al interior de vuestras organizaciones, no habría adelantos, no habría desarrollo, y progreso para todos.

Fuente: Poder y Liderazgo.

Pro
X