Camilo Lagos: “Busquemos los mecanismos para enfrentar en unidad a la derecha en todos los cargos unipersonales”

Camilo Lagos: “Busquemos los mecanismos para enfrentar en unidad a la derecha en todos los cargos unipersonales”

Comparte esta nota
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Este fue el discurso de Camilo Lagos en nuestro 9° aniversario:

🎊 #9añosDeProgresismo | Palabras de nuestro Presidente Camilo Lagos

En su discurso, Camilo Lagos llamó a la unidad como única herramienta para enfrentar con éxito las próximas elecciones, recalcando que “sin duda el 2021 será decisivo en el futuro de nuestra patria. En medio de una crisis sanitaria, económica y social que vivimos, vamos a enfrentar momentos claves para el futuro político inmediato. Elecciones municipales y regionales se sumarán a las constituyentes y parlamentarias y presidenciales”.

Posted by Partido Progresista de Chile – PRO on Sunday, July 26, 2020

 

Queridas y queridos compañeros y compañeras, militantes, dirigentes, simpatizantes, de todo Chile.

Estimadas y estimados dirigentes de las fuerzas democráticas de nuestro país.

A nuestras amigas y amigos de Chile y otras partes del mundo que nos acompañan este día.

Mil gracias, primero que nada, por hacerse un espacio un domingo, y acompañarnos en esta celebración tan particular. Que se da en medio de circunstancias muy difíciles que vive la humanidad, y que nos tiene a una parte importante del planeta en confinamiento en nuestros hogares.

Celebrar este aniversario, aunque sea por medio de estos instrumentos tecnológicos, y reunirnos 300 personas, en tiempos como estos que vivimos, cobra un valor muy importante. Porque nos recuerda el valor de la militancia política, de la fraternidad, del compañerismo.

Y quiero partir reivindicando el valor de la militancia política.

Hace un poco más de un año, me tocó viajar a Aysén. Y en una modesta casa en Puerto Aysén, un sábado, de noche ya, con estufa prendida, empanadas fritas y té, tuvimos una reunión con una decena de compañeros y compañeras progresistas. Y mientras conversábamos sobre las duras condiciones laborales que enfrentan las y los trabajadores salmoneros, yo pensaba en el bello valor que tiene la militancia, porque la militancia es también emancipación. Y cuando los hombres y mujeres toman conciencia del valor de la militancia política, rompen las cadenas culturales de cualquier tipo de opresión, y no hay algo más bello que ver a hombres y mujeres libres.

Pero hay algo más, que me hace más orgulloso de las y los militantes progresistas. Ya no sólo por el hecho de ser militantes políticos, sino por ser militantes de este partido. Porque este Partido se ha fraguado al margen de los espacios clásicos de poder. Y esos 10 o 12 compañeros que estaban esa noche de sábado, frio y lluvioso en puerto Aysén, no lo hacían por un cargo en algún ministerio ni gobernación ni municipio, lo hacían por su compromiso de cambiar las condiciones de opresión y miseria en que han vivido. Y eso, la hace una militancia a prueba de fuego. Y vaya que lo hemos recibido.

En estos 9 años, las y los progresistas hemos construido un partido a nivel nacional. Presente en las 16 regiones del país. Hemos enfrentado campañas electorales y hemos estado en las luchas sociales. Nos hemos volcado con la misma intensidad en la disputa de todos los espacios de poder, y también en las calles cuando ha sido necesario. Hemos alzado banderas y puños en las plazas de Chile, y a la vez, hemos generado cientos de propuestas para cambiar Chile: 7 libros recogen algunas de nuestras principales propuestas para Chile. Abrimos las puertas a la participación política a miles de compatriotas. Más de 3.000 candidat@s hemos llevado en estos cortos años.

Hemos desafiado al poder y también hemos enfrentado su brutal respuesta. Hemos sido también victimas de una práctica que se ha hecho común contra todos los proyectos progresistas en toda Latinoamérica y que se le ha llamado “Lawfare”. Y para los que tenían dudas, esos mismos fiscales que nos perseguían y tenían las portadas y exclusivas de los medios de comunicación, hoy trabajan en La Moneda o ya se conoce que recibían ofertas de trabajo del ex Ministro Chadwick en plena campaña presidencial.

Así se ha construido el espíritu de este partido y su militancia.

Pero también en estos años, hemos aprendido que solos no se pueden conquistar las transformaciones que soñamos para Chile. Que se requiere aunar voluntades y construir mayorías. Y que esas mayorías se construyen con otras y otros. Con actores políticos y sociales. Y que la palabra UNIDAD no puede ser solo una consigna para una declaración, sino que debe ser una práctica que se teje con empeño y generosidad.

Y así, hemos hecho de nuestra propia identidad como partido, una verdadera casa de la unidad. Las y los PRO, los y las Pais, las y los IC, compañeros y compañeras de otras culturas o en su mayoría sin militancias previas, son parte hoy de esta casa, convencidos de que juntos se llega más lejos, y que los que nos une es infinitamente superior a las diferencias que podamos tener sobre uno u otro tema.

Pero cambiar Chile exige más de nosotros y nosotras. Doblegar a las poderosas élites empresariales y políticas, exige saber articular más allá de nuestras propias fronteras, y hemos puesto este pequeño Partido pero gigante en voluntad, al servicio de la Unidad. Unidad para el Cambio y Apruebo Chile Digno son espacios valiosos de encuentro y articulación para empujar las transformaciones que desarmen las estructuras neoliberales que cimientan la desigualdad e injusticia en nuestra patria.

Pero queremos decir que, desde estos espacios, las y los progresistas creemos que debemos tender más puentes de unidad. Nuestro pueblo se merece de más esfuerzos de todas y todos nosotros por superar este oscuro momento que vive nuestra patria. Creemos que no debemos escatimar en todos los esfuerzos necesarios para llegar acuerdos entre todas las fuerzas democráticas, sin exclusiones, para propinarle a esta derecha inepta, abusadora, e indolente, una derrota abrumadora en los próximos procesos electorales.

Nuestro pueblo conquistó la posibilidad de una nueva Constitución. Claramente no fuimos los actores políticos quienes conquistamos esta posibilidad. Fue nuestro pueblo movilizado. Estemos a la altura de esa conquista, y aseguremos con la mayor articulación posible una masiva participación en el plebiscito de octubre y un triunfo abrumador del Apruebo y de la Convención Constitucional. Y comprometámonos a que las fuerzas sociales y ciudadanas puedan ejercer un efectivo poder constituyente, siendo mayorías y superando los poderes de veto a los que van a recurrir los sectores reaccionarios. Para ello, pongamos por delante los intereses democráticos y construyamos las más amplias alianzas para que los sectores transformadores superen los 2/3 en la futura convención constitucional.

Sin duda el 2021 será decisivo en el futuro de nuestra patria. En medio de una crisis sanitaria, económica y social que vivimos, vamos a enfrentar momentos claves para el futuro político inmediato. Elecciones municipales y regionales se sumarán a las constituyentes y parlamentarias y presidenciales.

No resulta creíble para nuestro pueblo que llamemos a la unidad en unas elecciones, y nos enfrentemos en otras. Nuestro pueblo es sabio, y ya nos castigó el 2017 por tanta división. Busquemos los mecanismos para enfrenar en unidad a la derecha en todos los cargos unipersonales. Las y los progresistas estamos disponibles para ello, y disponibles a todos los sacrificios electorales que ello conlleve.

Estimados y estimados, con el proceso constituyente del 2021, llega a su fin la constitución pinochetista y con ello, una democracia excluyente de 30 años. Se iniciará a partir del próximo año un período que podríamos llamar, de “transición constituyente”. En este período, no sólo se deberá implementar una nueva Constitución, también habrá que hacerse cargo de los efectos de una crisis económica y social inédita, como todos los organismos internacionales ya advierten. Deberemos tener capacidad de diálogo y encuentro para superar esta crisis. A la vez, de impulsar los cambios que nuestro país reclama y ha conquistado. Habrá que buscar en ese contexto, a un hombre o mujer que lidere este proceso el próximo año. Y me refiero a las elecciones presidenciales. Comprometámonos que sea en unidad. En primarias amplias y sin exclusiones para definir ese liderazgo. El desafío que viene es enorme y requiere de todo nuestro esfuerzo. La o el futuro presidente deberá recoger las demandas ciudadanas, deberá saber sumar a nuevos actores al debate político, deberá implementar la nueva Constitución, pero también deberá saber echar a andar la economía, generando certezas al aparato productivo y financiero. A la vez de reinstalar a Chile en el contexto internacional, en particular en Latinoamérica, clave para salir del estancamiento y del retroceso económico al que nos vemos hoy sometidos. Deberá, en definitiva, llevar adelante un proceso tranquilo, pero efectivo de transformaciones. Difíciles tareas que un solo partido o una sola coalición no puede acometer.  Nos necesitamos todas, todos y todes.

Muchas Gracias.

X
Skip to content